top of page
  • Foto del escritorImperitura

Procrastinación

Actualizado: 6 oct 2022

Estoy en una etapa "procrastinadora", donde pierdo el tiempo sin razón aparente; no he actualizado el blog, no he estudiado, no he progresado en ninguno de mis proyectos personales. Decidí escribir este post sobre mis ganas de no hacer nada en un afán de que no venza mi la aparente pereza, y me cumpla a mi misma, al no dejar caer de nuevo mis planes y sueños.


Estoy en esos días dónde me cuesta hasta acostarme a dormir; nada parece tener sentido y es como si estuviera esperando a la parca o a que algo me sacuda. Envidio a esos que tienen las ganas a flor de piel, y de verdad sueñan con comerse al mundo, y lo hacen. Yo a duras penas me levanto, esperando que algo sorprendente suceda.


No quiero decir que no me gusta mi vida, y soy consciente de que soy privilegiada en muchos aspectos; sin embargo, hay momentos donde no encuentro el fuego interno que me mueve a hacer las cosas. Y me siento tan culpable...


A ratos, me parece que estoy perdiendo el tiempo que tengo viviendo en este plano, me gustaría aprovechar cada minuto, pero el cuerpo me pesa, los pensamientos me inquietan y estoy llena de dudas e inseguridades. Y mis sueños, planes y proyectos, se ven lejanos, como si fueran imposibles.


Son días donde cuesta soñar, y la concentración parece escasa ¡Qué doloroso es pensar, y saber, que la saboteadora mayor tiene mi nombre y apellidos, al no permitirme levantarme con el ánimo arriba y sentir que lo imposible, es posible! Creer y soñar con que la magia de la vida existe, y yo misma me privo de eso, solo porque me siento insegura de mis talentos y virtudes.


El no empezar algo me da la certeza de no fallar, de no sufrir, de no cometer errores y no tener que levantarme ante las caídas inminentes de la vida, pero al tiempo me siento tan vacía. Y mis sueños se encuentran desprotegidos, abandonados, y muy saboteados, lo cual me genera angustia existencial.


Supongo que hay momentos de la vida donde es normal estar en el bajón de la curva del biorritmo, y que lo natural sea no querer hacer nada, para guardar la energía mínima y existir y ya, y no debería sentirme culpable por eso. Con seguridad hay situaciones que nos obligan a tomarnos un merecido descanso, no solamente en el plano físico, sino mental, y aunque ni yo misma lo quiera creer, también en espiritual.


Con este post espero salir de la aparente pereza y el letargo que me tiene inmóvil, al recordar que mi proyecto (www.imperitura.com) es algo que hago en libertad, y con el compromiso personal de sacarlo adelante. Únicamente con la acción y el hacer, logramos concretar nuestros sueños, los planes; al final, subir la escalera de las proyecciones personales es cuestión de esfuerzo, amor y determinación.


Yo puedo con todo... nunca es mal momento para recordarlo.


Imperitura.




Foto de Brett Jordan


Algunos derechos reservados.

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ukelele

Comentarios


bottom of page