top of page
  • Foto del escritorImperitura

Tarot desde mi cristal: El Carro

Actualizado: 26 nov 2021

El control sobre nosotros y lo que sentimos es importante para el desarrollo de nuestro espíritu; en esta entrada de “Tarot desde mi cristal”, hablaré de El Carro, un arcano que encarna una experiencia personal necesaria, que pone a prueba quiénes somos y en quiénes podemos convertirnos.


De una forma muy profunda, esta carta representa la guerra porque es la expresión de batalla que existe en cada uno. Se puede tratar de los intentos de domar a los enemigos, los obstáculos y los problemas que se presentan en lo cotidiano. Internamente son las luchas con los defectos personales asumidos y los que no, y con las situaciones que nos cuesta enfrentar y muchas veces no sabemos qué hacer para resolverlas.


Los conflictos no se pueden evitar, pero si el cómo se asumen y se afrontan, hablan del tesón y la fuerza del alma. Si hay madurez y equilibrio, cada uno aprende a hacerse responsable de su destino dominando las situaciones en las que estamos inmersos en la vida. Una vez hay un aprendizaje comprendido, sin importar las derrotas, siempre se sale fortalecido.


Cuando los instintos internos se encuentran en guerra dentro de nosotros, y no son capaces de trabajar en armonía, se pierden la fuerza y el impulso para llegar a la meta. Si se saben manejar con firmeza, sin forzarlos o reprimirlos, tendremos todo el poder para seguir nuestro camino, o defendernos asertivamente.


En la búsqueda del equilibrio, El Carro habla sobre el control mental que debemos tener en los instintos y las pasiones. Sin la observación profunda del Yo Superior a la psiquis y al ego, el hombre no logra ver el camino de su alma. Únicamente con la dirección de la voluntad de la consciencia, el instinto puede ser redireccionado hacia una experiencia necesaria y enriquecedora, que lleva a los verdaderos momentos de conexión con cada uno.


Esta carta también se relaciona con el movimiento o el inicio de un viaje; no necesariamente un desplazamiento a otro lugar, sino el comienzo de un nuevo proyecto o situación que permite el progreso y el avance en el camino. Esto puede convertirse, si hay empeño y control personal, en un sí absoluto en cada uno de los planes y proyectos. Es una recompensa al esfuerzo propio y a la madurez de las acciones.

El Carro también simboliza la fortaleza que se ha adquirido por el trabajo realizado, que no llega por suerte, sino por lo que se ha hecho durante mucho tiempo, aportando equilibro a nuestra existencia.


Según en el momento de la vida donde nos encontremos, esta carta nos ayuda a avanzar hacia el éxito y a la consecución de sueños y metas, después de un largo camino recorrido; con voluntad, valentía y en especial, disciplina, todo es posible si se trata de vencer.


Con El Carro, la vida se puede ver de dos formas: como un viaje o como una batalla; lo único que es claro es que si logramos domar a los caballos que tiran de él, estamos listos para pasar a una nueva etapa de nuestra vida en donde somos capaces de llevar las riendas de ella, sin culpabilidad de ningún tipo.


Luego de este arcano, El Loco se logra equilibrar, aprendiendo a manejar sus impulsos y sus contradicciones para lograr avanzar a un estado más profundo del alma.


Imperitura.





Algunos derechos reservados.

35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page