top of page
  • Foto del escritorImperitura

Tarot desde mi cristal: El Colgado

Actualizado: 21 jun 2022

Para poder encontrar la luz, primero se debe pasar por la oscuridad; esa es la presentación de El Colgado, la carta de esta nueva entrada de "Tarot desde mi cristal".


La principal premisa de este arcano es que permite comprender que renunciar o sacrificarse hace parte de una vivencia importante para los seres humanos, pudiendo encontrar después la calma y la verdadera oportunidad. El Colgado nos obliga a que aceptemos las cosas como son y nos desprendamos de las falsas creencias de control que nos autoimponemos, pero no son reales.

Representa las situaciones que nos tienen amarrados de una y otra forma, en las que no encontramos con facilidad la salida o la solución. Solo con algo de sumisión ante la vida y el pleno entendimiento de que nada es permanente, por lo general las respuestas terminan presentándose por sí solas en el momento en el que estemos preparados para recibirlas.


El Colgado es un salto de fe, con la esperanza de que todo va a cambiar, pudiendo salir el verdadero propósito personal a la luz. Esta carta indica que no es un momento para tomar la iniciativa, sino para dejarse llevar por el sendero. Esto únicamente se puede hacer aceptando que en el sacrificio se logra conseguir algo mejor y más conectado con nuestra voluntad personal, aunque de entrada nos sea imposible percibirlo.


Al no tener una connotación positiva ni negativa, cuando sale en una tirada no es sinónimo de una tragedia o un mal momento; puede ayudarnos a bajar al ritmo acelerado de la cotidianidad, porque para bien o para mal, debemos aceptar lo que nos llega, sin queja ni angustia. En lo posible, una actitud positiva ante lo que viene es de gran ayuda, ya que por el momento nada está bajo control.


El Colgado se encuentra atado de manos, por lo que también simboliza bloqueo, pasividad, parálisis, estancamiento, quietud, la postergación de propósitos y planes. Su cara se mantiene tranquila y paciente, ya que de forma abnegada, sabe que tiene que quedarse del todo quieto, sin ejercer ningún tipo de acción. En este instante nada depende de nosotros, por lo que no es buena idea tomar decisiones.


También nos habla de personas que son leales, dispuestos a ayudarnos de manera desinteresada y procurando que estemos bien y tranquilos.

El Colgado representa la renuncia por las cosas mundanas, regalándonos un espacio para la conexión interior con el ser espiritual que habita en cada uno. La reflexión serena permite centrarse en lo que llevamos dentro y no escuchemos los ruidos que están fuera de nosotros y nos distraen del plan divino. Este periodo de transición del alma nos obliga a replantearnos lo que debe irse y lo que queremos que llegue. Al dejar ir algo que en algún momento consideramos sagrado se amplía la consciencia y se entiende que soltar no es fácil, pero a veces hace mas daño aferrarnos a lo que ya no tiene sentido y que, por ende, ya no nos pertenece más. Si comprendemos las leyes de la vida y de la muerte, podemos preguntarnos si nos estamos torturando sin ningún sentido, o si lo que hemos sufrido ha valido la pena.

Todos los cambios representan una muerte, por pequeña que sea; para que vengan cosas nuevas, algo debe morir o ser sacrificado. Por lo que este arcano también indica un cambio que está mas allá de una decisión personal, y que viene para que nos replanteemos algo en nuestra existencia que se modificará sin titubear, estemos de acuerdo o no. No depende de nosotros. Y es posible que, dejando eso atrás, venga algo mejor.


El Colgado representa la profunda aceptación del esperar en la oscuridad, por lo que al entender que no tenemos el control sobre ningún aspecto, realmente nos estamos permitiendo vivir al ritmo que nos toque.


Relax baby, cuz nothing is under control...


Imperitura.


Foto de cottonbro en Pexels


Algunos derechos reservados.



Entradas Recientes

Ver todo

댓글


bottom of page