top of page
  • Foto del escritorImperitura

Tarot desde mi cristal: La Luna

Actualizado: 21 jul 2022

Esa luminaria que ha inspirado romances, artistas, obras maravillosas es la que llega hoy a "Tarot desde mi cristal". Llena de misticismo, magia y creatividad, La Luna nos regala ensoñación, ilusión e irrealidad. No se puede considerar una carta en su totalidad buena o mala, porque la luz que emana este satélite es tan débil, que no nos permite observar con perfecta claridad.


Aunque muy hermosa, representa la oscuridad, las situaciones ocultas, los secretos y los miedos más profundos. Es todo aquello que no quiere dejarse ver con facilidad, y que pretende esconderse de nuestra vista, ya que no desea ser enfrentado.


Es una carta incierta porque puede engañar por medio de la confusión; nada se mantiene claro y todo es de procedencia dudosa. Las transformaciones se manifestarán de manera inmediata, porque la vida cambia con la velocidad de las fases lunares.


Esta carta habla de intuición, misticismo y magia; todo lo relacionado con estos temas están muy conectados a La Luna. Ella es una invitación a seguir nuestros instintos más profundos, a creer en lo que no se puede ver y a confiar en que la respuesta siempre está en el interior de cada uno.


El tema es que con La Luna hay una especie de bipolaridad persistente, en donde hay impulsos buenos y malos, que a veces nos aferran al pasado en vez de movernos hacia el futuro. Puede que se tenga el arrebato de asumir las situaciones como vienen, pero al tiempo hay una sensación de miedo paralizante que no permite moverse ante los problemas y las vicisitudes del destino. Por lo que nos podemos ver en un periodo de oscuridad y confusión del que nos cuesta salir.


En su parte negativa, este arcano también habla de engaños, de todo lo que se encuentra escondido, lo que no podemos ver a simple vista. Por lo que su presencia personifica a los enemigos ocultos, los secretos, los enigmas no revelados y las situaciones que no tienen sentido, y son difíciles de entender.


A nivel personal, es la representación del subconsciente y sus misteriosas profundidades. Allí encontramos nuestro universo individual que se percibe como confuso, caótico, y es en donde se alojan los mayores miedos. No necesariamente esto es algo negativo o algo positivo, ya que la información que se encuentra almacenada allí no es lo que pensamos a nivel consciente, lo cual puede transformarse en una sorpresa agradable o desagradable para nosotros. Nunca sabemos con qué nos enfrentamos en el subconsciente, porque es un mundo subterráneo al que casi no llega la luz, pero nos maneja desde atrás con sus hilos invisibles.


El arcano de La Luna, encarna la creatividad; es la musa de la inspiración que viene a través de la imaginación o de los sueños, y que nos lleva a la iluminación sobre una idea, proyecto o creación. Pueden llegar las soluciones a los problemas de forma misteriosa, casi que como por arte de magia, ya que de cierta manera pertenecen al mundo onírico.


Con esta carta encontramos emociones muy profundas y sensibilidad, que no son comprendidas con facilidad. También pueden ser esas verdades que nos negamos aceptar o entender, por lo que es necesario hacer la correcta gestión emocional para solucionar lo que se encuentra inconcluso. Podrían presentarse depresiones o angustias bajo la influencia de La Luna.


Este arcano simboliza el principio femenino por excelencia, al representar la gestación y el útero; debido a esto, indicaría que es el momento anterior al nacimiento a una nueva vida, experiencia o situación.


Con La Luna hay una necesidad de dormir mucho, de darle al cuerpo y a la mente el descanso necesario. Se pueden dar periodos de insomnio y pesadillas, que deben ser analizados con detenimiento y por medio de la intuición, comprender la información que viene del subconsciente.


Aunque el mundo no tenga límites, sea caótico y confuso, La Luna es una invitación a enfrentarse a los miedos arraigados en el subconsciente, para centrarse en el futuro, liberándose de lo que ya no es necesario, y así restablecer el orden natural de la vida.


Imperitura.


Foto de Kush Kaushik en Pexels


Algunos derechos reservados.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page