top of page
  • Foto del escritorImperitura

Todo parece en contra

Actualizado: 9 oct 2021

Estoy pasando por una racha de situaciones inesperadas que han puesto mi vida un poco de cabeza. Son momentos que se salen totalmente de mi control, que han llegado sin aviso y que en definitiva me han hecho pensar y replantearme muchas de las cosas que pienso y siento.


En este tiempo de descontrol, me ha costado entender el hecho de que no tengo verdadero poder sobre nada, y que me cuesta trabajo aceptar que las situaciones muchas veces no son de mi gusto. He sentido de cerca la impotencia de no poder realizar todo a mi manera, para tenerme que conformar con lo poco que puedo lograr con un pequeño margen de maniobra. Esa sensación de estar atada de manos es algo que me hace sentir muy incómoda y fuera de mí.


Aún estoy descubriendo cómo aceptar la frustración que me produce la verdad absoluta de que nada es como yo quisiera, pero es como lo necesita mi vida y mi aprendizaje.


Es mucho más sencillo caer en el autoengaño de culpar a los demás por nuestro destino; al final hacernos responsables de la vida no es tan fácil como simplemente decirlo y muchas veces no contamos con la suficiente madurez para hacerlo de verdad.


Pero aunque todo pareciera estar en contra, he podido encontrar verdades que, por lo menos para mí, se muestran como luces de esperanza, pudiendo dejar un poco de lado el afán de control que pretendo tener y que no poseo.


Estas verdades las quiero escribir, porque sé que algún día las podré necesitar, por lo que no está para nada mal recordarlas de vez en cuando:


1. Todo sucede de acuerdo a un plan superior y desconocido, que al no poder ver de forma completa parece incorrecto aunque no lo sea. Todo lo que pasa, por ínfimo que parezca, es necesario para el crecimiento de nuestro ser y el aprendizaje de nuestra alma.

2. Nada es bueno o malo, solamente es. Como humanos le damos juicios de valor a las situaciones, personas y momentos, pero estos carecen de esto porque lo que para mí es bueno, para los demás no necesariamente lo es y, todo depende de nosotros y nuestra reacción.


Lo que me lleva a:


3. Mi respuesta emocional ante lo que no me gusta es lo que debo revisar en mí. Todo aquello que duela, moleste, irrite, angustie y me haga perder el control de mis emociones, es algo que debe ser observado y analizado. Al encontrar en la profundidad de lo que siento el porqué está ahí, se inicia de inmediato la sanación.


4. Sanar mis heridas solo es posible si yo quiero y es mi voluntad. Yo soy la unica que puede curarse emocionalmente y esto me hace responsable a mí, de mi propia vida.


5. Solo controlo cómo reacciono ante las situaciones, porque estas pueden no ser como yo quisiera en un momento determinado.

6. Es correcto y responsable con mi persona decir NO a lo que no me agrada. Entender que los límites son necesarios y no debe haber culpa en nuestras decisiones.

7. Puedo sacar gente de mi vida que no me aporta y busca hacerme sentir culpable bajo cualquier excusa. Sin importar el tiempo que lleve alguien en nuestra vida, cuando las relaciones se vuelven dramáticas y nos roban más de lo que nos dan, es responsable con nosotros mismos acabar con ellas o por lo menos poner límites mientras resolvemos nuestra emocionalidad y tomamos las decisiones correctas.

8. Las respuestas perfectas SIEMPRE están en el corazón. Ahí encontramos eso que nos hace felices y tiene sentido sin necesidad de una explicación.


9. No existen las casualidades; todo está por y para algo.


10. Quién te caga no necesariamente te está haciendo un mal. Hay situaciones que percibimos como negativas y que tomamos como algo personal. Estas pueden significar una ayuda incomprensible, la corrección del futuro o un llamado de atención para que retomemos el camino individual. No es un daño, es un favor que quisiéramos rechazar aunque no es posible porque es necesario.


Y por último:


11. Agradecer por lo bueno, y en especial por lo malo, es importante para la integración de cada lección.


No todos los días estoy conectada, pero agradezco los momentos de lucidez para ver el resplandor de mi alma. Así puedo aceptar y confiar que todo estará bien, y que siempre será lo que necesito para mi evolución.


Feliz regreso a casa, nada está realmente en contra.

Imperitura.


Foto de Angela Roma en Pexels


Algunos derechos reservados.

Entradas Recientes

Ver todo

Ukelele

Comments


bottom of page